Páginas

jueves, 13 de junio de 2013

Deja vu

Bodega cubana “El Naufrago” Foto: Walfrido López R.
Desde hace unos meses atrás empiezo a vivir una Cuba muy dura y cruda. Y tengo la extraña sensación del Deja vu, aquello del “eso ya lo ví, eso ya lo viví”.  Y no quiero, no puedo mirar atrás, porque fue demasiado duro sobrevivir a la década del 90 como para volver a sentirla, vivirla. Es una cicatriz mal cerrada que nunca más he vuelto a mirar. Demasiado profunda, demasiado dolor. Lo peor es que entre más días pasan, todo se vuelve más real. Lo empiezo a ver todo muy claro, como una aparición de la virgen. 20 años después otra vez ante mis ojos el mismo país en caída libre. No solo las colas más largas, las miserias más profundas, no solo la escases, las desdichas humanas, las bicicletas, la decadencia, el desmayo en plena calle, el éxodo, el naufragio, la ventaja de la remesa, la falta de color, la ingobernabilidad, la Habana que se cae a pedazos, los harapos y los zapatos rotos. Lo peor son los ojos de los que me acompañan en la calle. Empiezo a ver gente demasiada triste, mendigos, perdedores, zombies, frustrados, gente vencida. Me empiezo a recordar de los 90 en su estado más doloroso. Y de eso no quiero hablar, no lo quiero ver, no lo quiero volver a vivir.

Estoy viendo venir todos los problemas y que la nación cubana caiga en coma será cuestión de tiempo, pero esta vez no será el mismo país ni la misma gente. El empoderamiento de la  sociedad civil a través de INTERNET y las nuevas tecnologías harán la diferencia porque serán los pilares fundamentales para sobrevivir, y luego salir adelante a esta nueva crisis cíclica a la cubana. Para un ciudadano del mundo le puede parecer de lo más común conectarse al ciberespacio cada día, pero para muchos cubanos aun es un lujo. Por eso es muy importe recordarme cada día que esta vez tengo un teléfono móvil, una cámara digital, una memoria flash y un ordenador. Esta vez tengo un perfil en Twitter, Facebook, Google Plus y otras redes sociales. Mi correo electrónico es un Gmail, guardo mis fotos en Picasa, mis videos en Youtube, Googleo todo lo que se antoje, consulto mis dudas en Wikipedia, publico mis post en Blogger y examino sus métricas gracias a Google Analytics y Google Webmaster tool. Esta vez yo sé que existe Amazon, PayPal, Cubisima, Craigslist, eBay, Change y Revolico. Esta vez puedo pararme frente a un aula o reunirme con amigos para hablarles de la obligación y el respeto que deben tener todos los gobiernos e ISP a la neutralidad y a la libertad de expresión en la Internet. Definitivamente, créeme, esta vez será todo Por otra Cuba y yo no seré el mismo.

ShareThis